Topo Giggio. Icardi sólo escucha a su mujer, Wanda Nara. (Foto Twitter)

Mauro Icardi siguió la ruta de Lionel Messi. De Rosario se mudó a España con el sueño de jugar al fútbol. Hincha de Newell’s como la Pulga, el vínculo rojinegro sólo fue afectivo. Abian Moreno, un agente FIFA con buen ojo, lo conoció en plena adolescencia y le dio impulso a su carrera. Llegó a Barcelona, nada menos, pero nunca compartió el equipo con el «10». Una temporada en Sampdoria bastó para dar el salto al Inter. Fue goleador, Il Capitano, el ídolo de la Curva Nord de ese club que decidió cerrarle las puertas.

Icardi no volverá a vestir la malla del Inter. La parábola parece increíble. O no tanto. Wanda Nara, su mediática esposa y representante, aclaró por estas horas: «Se va a quedar en el Inter». Y lanzó una vaga referencia: «Alguien lo invitó a quedarse». Entonces, encendió las broncas de Giuseppe Marotta, director deportivo neroazzurro. «Niego que algún directivo le haya dicho a Icardi que se quede; tenemos una estrategia muy clara», disparó. No está en los planes de Antonio Conte, quien uno sólo cuenta con Lautaro Martínez; también, con el belga Romelu Lukaku, quien ya pagó con un gol en el triunfo ante Lecce, 4 a 0 en el arranque de la Serie A. Bajo esta coyuntura, si no logra una rápida salida, quedará colgado hasta mayo.

De sangre fría en el área, gran finalizador, Icardi está dilapidando su gran oportunidad de jugar en la Selección Argentina. A los 26 años, hoy no está en la órbita de Lionel Scaloni, un entrenador que lo tuvo en cuenta post Mundial, cuando tomó el equipo de manera interina y mucho tiempo antes de ser confirmado en el cargo.

El único grito con la Selección. Icardi marcó en el amistoso de noviembre ante México. (Foto Twitter)

Sólo había jugado un puñado de minutos con Alejandro Sabella y recién volvió a ser convocado cinco años después por Jorge Sampaoli, cuando todos creíamos que era un revolucionario. Quemado Gonzalo Higuaín por el estigma de las finales, Icardi puso la cara en el momento más crítico, cuando la clasificación pendía de un hilo. Los empates ante Perú y Venezuela le restaron puntos. Y se quedó abajo del avión con destino a Rusia porque no correspondió con las expectativas vestido de celeste y blanco y porque el grupo de históricos nunca lo tragó.

Icardi venía con una historia de celos y traiciones detrás, siempre con Wanda Nara en primera fila. Nunca lo dijeron -ni lo dirán- públicamente, pero a ninguno le gustó cómo se dio la relación con la ex modelo que estaba casada con Maxi López. Lo cierto es que el delantero rosarino no hizo méritos con el escudo de la AFA en el pecho. Y cometió el pecado de ser honestamente brutal después del Mundial, cuando poco se sabía del futuro de Messi y Scaloni archivaba la mesa chica para hacer comer a todos una misma tabla.

Wanda, su mujer y representante está en el ojo de la tormenta. (Foto Twitter)

«Nos sentimos cómodos con todos y se formó algo muy lindo. Viví lo anterior y no había tanto compañerismo y amistad. Ojalá que pueda seguir porque cuando vine acá, no sentía esto que hoy en día se siente, porque somos todos jóvenes», disparó Icardi en noviembre, después de los amistosos que se disputaron ante México en el país.

La bomba explotó y tuvo consecuencias a largo plazo. Con la inminente vuelta de Messi a la Selección Argentina, se autoboicoteó. De nuevo Wanda apareció en primera plana. A pesar de que tenía contrato hasta 2021, comenzó a coquetear con otros clubes en la búsqueda de una mejora contractual. Sonaba en Juventus y Real Madrid. «No hay prisa», dijo la mujer. Y el Inter decidió quitarle la capitanía para dársela a Samir Handanovic, el arquero esloveno.

A partir de ese momento, se produjo un conflicto que alejó a Icardi de la Selección. Scaloni, que lo prefería por encima de Sergio Agüero por sus características, ya no volvió a llamarlo. Si no juega en el Inter, ¿por qué debería convocarlo? El rosarino se quedó sin Copa América y, por lo visto, perdió terreno de cara a las Eliminatorias. Para Qatar 2022 estará orillando los 30 años. Si no fue llamado en su mejor momento, qué lejos se ve Medio Oriente en este contexto.

Para los amistosos ante México y Chile, el Gringo de Pujato volvió a citar a Lautaro Martínez. También, llamó a Adolfo Gaich, el pibe que la rompió en los Panamericanos, y a Lucas Alario, centrodelantero del Bayer Leverkusen. El Kun descansará por un rato.

Abian Moreno, aquel ojeador ibérico que captó el talento de Icardi en la Gran Canaria, dijo en febrero, cuando se desató el conflicto: «Creo que su entorno ha perdido la visión de la realidad y Mauro, el control de su carrera. Wanda no es representante. A Mauro le irá mejor cuando vuelva a destacar por lo que hace en el campo y no por las insistentes llamadas de atención de su agente. Ahora, lleva un sobrepeso que está condicionando su futuro». Y fue aún más enfático: «Estoy seguro de que su deseo era permanecer en Inter, pero la gestión de su representante lo ha dificultado. La afición no lo ve con los mismos ojos y la decisión del club de quitarle el brazalete es un mensaje a los posibles interesados de lo difícil que es controlar su entorno».

Publicación de la Gazzetta con la posibilidad del trueque Dybala-Icardi,

Su nombre hizo ruido en Nápoli. La Gazzetta dello Sport, en tanto, consignó en sus páginas rosas que hay una posibilidad de establecer un trueque entre Juventus e Inter: Paulo Dybala por Icardi. Parece complicado que encaje en un vestuario como el de la Vecchia Signora. Ahí mismo, el único divo es Cristiano Ronaldo.