Allá voy. Diego quiere dirigir en el país y su apoderado está negociando con Gimnasia. (Foto Clarín)

La tabla de posiciones devuelve un cachetazo: está último con 1 sólo punto producto del empate ante Lanús en la primera fecha, y con tres derrotas a cuestas. Pero todo es peor cuando la mirada apunta a los promedios: también es el colista de la zona roja. Darío Ortiz renunció y el plan maestro para sostener a Gimnasia en Primera tiene un nombre pesado: Diego Armando Maradona. En ese sentido, este miércoles habrá una reunión cara a cara con Christian Bragarnik, el empresario que colabora con el club platense.

Matías Morla, apoderado de Diego, le dijo a Clarín: “El 10 habrá una reunión con el presidente; se está trabajando en el número. No habrá problemas con los negocios que Diego tiene con Cuba y Venezuela. Depende de Gimnasia. Nosotros estamos para agarrar”. Ese día, justamente, habrá una junta médica para evaluar el estado de la rodilla del astro, quien fue operado hace dos semanas. Todo podría adelantarse.

Hasta ahora sólo hubo llamados entre el agente de Maradona y Bragarnik. Por estas horas, el intermediario y el campeón del mundo se verían personalmente. El presidente Gabriel Pellegrino está convencido de que el técnico logrará salvar a Gimnasia de esa coyuntura crítica que lo conduce al descenso.

¿Cómo pagará el contrato? Los auspiciantes podrían aportar una gran parte del dinero. Sin ir más lejos, Le Coq Sportif, la marca que provee la indumentaria de Gimnasia, es la misma que lució la Selección argentina en México 1986. Y Flybondi, la compañía low coast de aviación, estaría dispuesta a aportar para cada viaje.

Maradona mandó una señal positiva desde su cuenta de Instagram. “Quiero aclararles que yo no recibí ni rechacé ninguna propuesta de equipos argentinos, como andan diciendo. No tuve contacto oficial con ningún club. Estoy bien de salud y por supuesto que sería un honor para mí dirigir en mi país. Siempre me gustaron los desafíos”, consignó. Alojado en Nordelta podría dirigir dos veces por semana las prácticas. Lo acompañará José María Martínez, como en Dorados de Sinaloa, donde Diego hizo una gran campaña, pero no logró ascender.

Carlos Navarro Montoya, en tanto, podría formar parte del proyecto. Lo llamó un allegado al club, aunque todavía no hubo una reunión con Diego. El Mono hace rato que quiere dirigir en Primera División. Tal vez pueda hacerlo de la mano de Dios.

(Nota publicada por Daniel Avellaneda en Clarín)